viernes, 8 de marzo de 2019

Entrevista a Virginia Garrido Martín. Store Manager Madrid City

FETICO







P: Dada tu dilatada experiencia y siendo una de las abanderadas en materia de planes de igualdad como el de IKEA, ¿cómo ves tu contribución a esta temática tan importante?

R: Hubo un antes y un después en mi visión de la igualdad tras haber sido la responsable de este área en IKEA España durante cinco años. Siempre intento que todo lo que he aprendido y experimentado, se aplique en mi día a día como persona y como líder. Con mis hijos/as y en mis relaciones personales, me gusta evidenciar y denunciar situaciones que considero no equitativas y que muchas veces ocurren porque simplemente las hemos asumido como tal en la sociedad. Creo que hay mucho desconocimiento y muchas barreras asumidas desde el inconsciente y en muchas ocasiones estas barreras las ponemos en nosotras mismas. Cuando algunas mujeres me dicen que ellas no quieren ser iguales que los hombres, siempre les respondo que no estamos hablando de eso, sino de tener Igualdad de Oportunidades. Creo firmemente que hemos avanzado mucho, pero sinceramente queda mucho camino por andar. Me siento muy orgullosa de trabajar en una compañía como IKEA, donde por una cuestión cultural y de ADN, este tema siempre ha sido importante para nosotros y lo tratamos con normalidad porque creemos en el talento de las personas, independientemente de su género. 

P: Tras tu trayectoria en Italia y ahora en España y siendo estos dos países tan parecidos ¿piensas qué estamos más avanzados en materia de igualdad?

R: Mi experiencia en Italia ha sido fantástica, y de hecho IKEA ITALIA también emprendió un valiente viaje como empresa, posicionándose claramente para mejorar la vida de las mujeres tanto en su esfera familiar como profesional.
Por otro lado, España, como país deberíamos valorarnos mucho más. Cuando sales fuera te das cuenta de que somos un gran país, valiente y solidario, que ha tenido el coraje de denunciar y dar voz a dramas como la violencia de genero. Creo que España inició mucho antes que otros países vecinos el camino hacia la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
Dicho esto, yo no podría haberme marchado a Italia si mi marido no hubiera decidido apoyarme y aparcar su actividad durante un tiempo. Creo que hay falta de honestidad en este sentido., nos dicen, a las mujeres,  que es todo un tema de organización y que se puede llegar a todo. No es verdad: La pasión y el esfuerzo son claves, pero al menos en mi carrera profesional, nada hubiera sido posible sin el apoyo incondicional de mi marido y de mis padres. Soy muy afortunada. También he tenido unos jefes excepcionales que siempre me han ayudado.

P: ¿Cómo valorarías la situación laboral actual de la mujer en el sector retail? 

R: No creo que sea muy diferente al resto de sectores. Afrontamos los mismos retos por el mundo en el que vivimos y no tanto por el sector.
La conciliación de la vida personal y laboral sigue siendo el gran caballo de batalla. La revolución digital nos está ayudando mucho, y ahora podemos resolver cosas a través del teléfono que antes eran imposibles, pero el contacto entre personas sigue siendo insustituible, y más en el mundo del retail. Las personas necesitamos relacionarnos, comunicarnos, expresarnos, y el día solo tiene 24 horas para cada uno de nosotros y nosotras. Es realmente un reto descansar, tener tiempo para uno mismo, para nuestros seres queridos, y ser una crack en el trabajo. Muchas mujeres se sienten frustradas y agotadas por intentar llegar a todo, ya que somos las mujeres las que seguimos llevando el peso de muchas de las tareas del hogar y del cuidado ya no solo de hijos e hijas sino también de padres mayores etc. El nivel de auto exigencia que nos imponemos es muy alto.
Creo que la responsabilidad de las empresas también debe ser muy alta para que tanto hombres como mujeres se sientan respaldados y comprendidos.  

P: Si tuvieras que identificar, en general, grandes tareas pendientes en relación con los derechos de las mujeres, ¿cuáles serían?

R: Para mí la gran área pendiente está en la educación. Educar para que cada mujer u hombre, da igual,  pueda desarrollar aquello que le apetece o por lo que siente pasión, sin que absurdos o antiguos estereotipos sean inculcados  desde la infancia. Ningún juego pertenece a uno u otro género, y ninguna actividad es propiedad de nadie. Que exista la libertad y la tolerancia para poder elegir y soñar son la base del respeto a los demás.  Educar para pensar en grande. Educar para hacer crecer a grandes personas, con fuerte autoestima, para llegar a acuerdos y para respetar posturas totalmente opuestas a las nuestras. El sistema debería evolucionar para premiar el esfuerzo y la meritocracia pero también aptitudes y actitudes que tradicionalmente no han sido vistas como importantes. 





FETICO / Author & Editor

Sindicato Independiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2018 Fetico, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib